domingo, marzo 08, 2009

Las Siete Técnicas de Clase

El docente en el enfoque constructivista tiene la función de enlazar los procesos de construcción del estudiante con el saber colectivo culturalmente organizado. Esto implica que la función del profesor so se limita a crear condiciones óptimas para que el alumno despliegue una actividad mental constructiva, sino que debe orientar y guiar explícita y deliberadamente dicha actividad (Díaz-Barriga Arceo y Hernández Rojas, 2002).
Un aspecto de relevancia y de suma importancia en el quehacer diario es la planificación de las actividades que desarrolla el docente dentro o fuera del aula, siempre que conlleve a un proceso de enseñanza-aprendizaje (León, 2008). En tal sentido, una de las metodologías más recomendadas y aplicadas en la formación docente de hoy en día en el Instituto Pedagógico de Miranda es la desarrollada por Vásquez (1998, citado en León, 2008), en la que se establece el desarrollo de competencias para desempeñar el rol de facilitador-mediador y orientador de experiencias significativas de aprendizajes, las cuales deberán ser desarrolladas en el siguiente orden:
a) Apertura o inicio de clase: En la planificación de toda situación de aprendizaje, el inicio determina el éxito de la clase del día. A través del inicio se prepara al estudiante en su campo psicológico y de la comunicación. En este comienzo se puede establecer una relación afectiva de aceptación o de rechazo, lograr un clima psicológico de confianza y seguridad.
b) Variación de Estímulo: Consiste en presentar a los estudiantes diferentes estímulos a lo largo de la facilitación que los mantenga en expectativa y motivados. Los estímulos pueden ser verbales, visual, auditivo o de interacción. Con el desarrollo de diferentes actividades se pueden llevar los estudiantes a la culminación de la planificación escolar de manera exitosa.
c) Mecánica de la Pregunta: El docente haciendo uso de la pregunta puede inducir al participante al tema, estimular la reflexión, verificar el conocimiento, recurrir al campo experiencial, recapitular sobre cuestiones ya trabajadas, promover la participación, como también mantener e intensificar la atención de los estudiantes, previendo o interrumpiendo indisciplinas o distracciones.
Ésta práctica requiere de un buen uso por parte del docente, debido a que una pregunta mal formulada puede provocar confusión, además se debe tratar que las mismas generen una participación masiva: dejar un tiempo prudencial para poder pensar las respuestas. De igual manera, el docente estimulará el pensamiento reflexivo en el estudiante activando sus actividades cognitivas de análisis, síntesis, comparación y clasificación, entre otras.
d) Aprovechamiento de las Respuestas: El manejo de las respuestas permitirá al docente orientar y guiar los procesos mentales hacia el logro de los objetivos, lograr una buena participación mediante el replanteamiento de la respuesta, y crear un clima de interés hacia el tema por los participantes. También se debe evitar gestos que desaprueben una participación porque puede pasar que el estudiante después se sienta cohibido a volver a participar.
e) Enseñanza de Conceptos: Toda estrategia instruccional debe estar guiada a promover una situación de aprendizaje, donde el docente mediante el método inductivo, deductivo o analógico puede extraer o motivar al alumno a expresar su opinión, dar significado de los puntos a trabajar y a su vez que logre vincular la vigencia del tema con la actualidad.
f) Resolución de Problemas: Dado que en la educación uno de sus objetivos principales es estimular en el estudiante la capacidad de resolver problemas mediante la toma de decisiones, lograr entender situaciones del pasado y comprender el presente. Se debe estimular en el individuo actitudes para la reflexión, análisis, crítica y autocrítica que conduzcan a una toma de conciencia que como ser social debe tener acerca de la importancia de su colaboración en la identificación y solución de problemas.
g) Cierre de Clase: El cierre de la sesión de trabajo debe recoger la importancia del tema, verificar el aprendizaje logrado en los estudiantes, preparar y relacionar al grupo con el próximo tema a tratar.
Como puede observarse, la aplicación de las mencionadas técnicas por parte del docente promueve el establecimiento de un contexto de aprendizaje motivador y favorable. Actualmente se concluye que el papel de la motivación en el logro del aprendizaje significativo se relaciona con la necesidad de fomentar en el alumno el interés y el esfuerzo necesarios, siendo labor del profesor ofrecer la dirección y la guía pertinentes en cada situación (Díaz-Barriga Arceo y Hernández Rojas, 2002).

Referencias

Díaz-Barriga Arceo, F. y Hernández Rojas, G. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo (2a. ed.). México: McGraw-Hill.

León, Y. (2008) Informe Docente. Aplicado en la Escuela Técnica Asistencial Luís Rodríguez Sánchez. Trabajo no publicado, Instituto Pedagógico de Miranda, Caracas.



, , , , , , , .
, , , , , , , .

No hay comentarios.: