domingo, diciembre 28, 2008

Cómo atender la diversidad en el aula

En una clase el maestro se encontrará con alumnos muy diferentes, desde el punto de vista intelectual, psíquico, social, cultural, religioso, étnico y económico. A eso se le llama de diversidad, concepto que transcribo a continuación:

“La diversidad es una característica de la conducta y condición humana que se manifiesta en el comportamiento y modo de vida de los individuos, así como en sus modos y maneras de pensar, circunstancia esta que se da en todos los niveles evolutivos de la vida y en todas las situaciones. Esta diversidad tiene amplia repercusión en las aulas, puesto que en ese escenario educativo se dan de forma continua y permanente manifestaciones de la diversidad de los alumnos que las conforman”.1

Pero muchas veces los docentes o el Sistema Educativo en sí no tienen en cuenta esas catacterísticas que forman parte de la realidad del aula y de la escuela, allí es cuando vemos a niños como el del video de “Cuca y Quique”, que se sienten perdidos, incomprendidos y tristes.



¿Por qué sucede eso? Varias pueden ser las razones:

Clases superpobladas, donde el docente no puede atender a tanta diversidad.
Falta de equipo Multidisciplinario, que apoye al docente en su trabajo.
Modelo Pedagógico transmisivo, que la enseñanza se base sólo en el trasmitir conocimientos y donde el papel relevante es el del docente.
Falta de perfeccionamiento por parte de los maestros.
Poco o nada de apoyo por parte de las familias.
En este artículo trataremos el tema a nivel de aula, ¿cómo atender a la diversidad en el aula? ¿Cómo planificar atendiendo a la diversidad?
Primero lo importante es hacer un buen diagnóstico de clase, que nos permita tener un conocimiento bastante completo de nuestros alumnos. Un diagnóstico que tenga en cuenta el desarrollo físico, psicomotor, socioafectivo, étnico y cognoscitivo. Para lograr conocer todos estos aspectos tenemos que utilizar varios instrumentos: fichas con preguntas para el hogar, entrevista familiar y al alumno, sociograma, observación general del alumno (en los distintos ámbitos: en el recreo, en el aula, en la presencia con los familiares, etc) y pruebas. Aquí tienen un link a un diagnóstico de aula bastante completo:

http://www.compartefe.com/index.php?topic=168.msg171

En base a ese diagnóstico planificar, establecer cómo se van a organizar y a adaptar los contenidos, qué estrategias vamos a utilizar, etc…, para responder a esa diversidad.

Si vemos que tenemos varios chicos con problemas de conducta, trataremos de nunca sentarlos juntos, de establecer talleres semanales sobre convivencia, usar la musicoterapia, etc.

En cambio cuando se nos presenta una clase muy desnivelada desde el punto de vista cognitivo, es conveniente plantear un sistema de fichas. Crear unas fichas con actividades complementarias es conveniente porque así los niños que terminan rápido y bien los trabajos, no molestan a los demás y permiten que el docente pueda dedicarle más tiempo a los niños con dificultades. Ejemplos de fichas: podemos armar fichas con problemas lógicos, con actividades que mejoren la atención del niño (laberintos, sopa de letras, cucigramas, etc), con actividades en valores (lecturas que traten sobre diferentes valores y cuestionarios sobre las mismas, imágenes en las cuales tengan que descubrir que actitudes están equivocadas, etc)…

También vamos a encontrarnos con niños que tengan TDA/H, dislexia, autismo, discalculia y otras disfunciones, en esos caso tendremos que buscar información sobre cuáles son los ejercicios adecuados para esos niños y plantear trabajos personalizados.

Una vez tuve una niña con dificultades del aprendizaje en el área de la comprensión del lenguaje, que había repetido 3 veces primero y la pasaron a mitad de año para mi clase de segundo, sin todavía tener la capacidad de reconocer las letras. Entonces,como es evidente, al principio se sintió muy triste porque no lograba hacer, ni terminar las actividades que planteaba. Un día vino la madre a decirme lo que le había dicho la niña, que no se sentía bien porque no lograba terminar los trabajos.

Ahí fue cuando evalué mi postura y mi planificación y decidí sentarla en frente a mi y traerle de casa trabajos especialmente planificados para ella. Con el tiempo su autoestima mejoró y también su dificultad y la madre vino toda contenta, a decirme que su hija estaba muy feliz porque ahora si podía trabajar.

Hay quien dice que los maestros tenemos un trabajo fácil y que todavía tenemos vacaciones de tres meses pero realmente están equivocados. Los maestros que nos tomamos nuestra profesión en serio, nos pasamos después del aula como 5 horas o más para planificar, investigar y corregir. Horas que no son pagas, que lo hacemos por amor a esos niños y a nuestra profesión.

Sin duda que para atender bien a la diversidad los docentes tenemos que saber de todo un poco (psicología, evaluación, contenido disciplinar, tecnología, etc) y estar todo el tiempo evaluándonos.

Por: Pamela Ferreira
http://www.surcultural.info/2008/06/como-atender-a-la-diversidad-en-el-aula/

, , , , .
, , , , .

miércoles, diciembre 03, 2008

Musicoterapia, autismo, TGD y necesidades especiales.

La musicoterapia es el uso de la música para mejorar el funcionamiento físico, psicológico, intelectual o social de personas que tienen problemas de salud o educativos.

La musicoterapia puede ser definida como “…un proceso de intervención sistemática, en el cual el terapeuta ayuda al paciente a obtener la salud a través de experimentaciones musicales y de las relaciones que se desarrollan a través de ellas con las fuerzas dinámicas para el cambio”. (Bruscia 1998)

¿A quién beneficia la musicotererapia?

A niños con:

Dificultades en el aprendizaje

Problemas de conducta

Niños con deficiencia mental

Con dificultades de socialización

Con baja autoestima

Con trastornos médicos crónicos y/o degenerativos (cáncer, cardiopatías...)

Trastornos profundos del desarrollo (AUTISMO)

Los objetivos de la musicoterapia

El objetivo incluye la comunicación, así como las habilidades cognitivas, motrices, emocionales y sociales.

La música puede utilizarse de diferentes maneras para enfocar los objetivos. Por ejemplo, puede usarse como una estructura para la actividad física, como un trasportador de la información, como un motivador, como un medio de auto-expresión, DE COMUNICACIÓN, así como de una experiencia social.

La musicoterapia en el autismo

La EFECTIVIDAD de la musicoterapia se debe en parte al hecho de que la mayoría de los niños con autismo responden de alguna manera al estímulo musical. Un estudio realizado por De-Meyer en 1974, en el cual entrevistaron a familiares, demostró que a un 76% de los niños con autismo les encanta escuchar música.

Debido a que la música en sí es una forma de comunicación no verbal, el niño puede motivarse para que aprenda a relacionarse primero en un nivel musical. Al principio, puede que el niño responda y se relacione únicamente con las formas y sonidos de ciertos instrumentos y objetos dentro del ambiente musical.

Quizá el niño toque los timbales bien fuerte, luego pare por un momento a escuchar o a sentir las vibraciones que ha provocado. Lo mas probable es que el niño ignore la presencia del terapeuta o puede que le de una “pataleta” cuando el terapeuta trate de participar con él en una experiencia musical.

De acuerdo con Almin (1978) dos de los resultados positivos de este método son:

El desarrollo del conocimiento perceptual y motriz.

La habilidad de producir sonidos en libertad completa dentro de un ambiente seguro.

A medida que el estudiante comience a sentirse más a gusto dentro de este ambiente, el terapeuta comienza a establecer contacto con el niño. Por ejemplo, él puede reproducir en el piano los mismos sonidos que el niño está tocando el instrumento musical. La terapeuta deja de tocar y después de un tiempo empieza otra vez a tocar utilizando el mismo ritmo que utiliza el alumno. Entonces podrá ocurrir El CONTACTO si el niño mira al terapeuta, dándose cuenta de que cuando él/ella deja de tocar el instrumento el terapeuta también lo hará. El niño puede tocar durante unos segundos y parar de nuevo para ver si el terapeuta también hace lo mismo. De esta manera el niño aprende a reconocer que el terapeuta es importante y acepta su presencia y participación. Estos son los primeros pasos utilizados para ayudar al chico a desarrollar relaciones interpersonales.
En los siguientes pasos, el terapeuta encaminará al niño/a a que dé un paso más, trabajando su creación musical en una melodía y añadiendo letra. De esta forma, el terapeuta le hará prestar atención al seguir las señales musicales y verbales, y entonces, dejar de tocar cuando le digan.
Las terapeutas logran crear un ambiente de aceptación donde un nuevo crecimiento puede ocurrir.

Fuente: http://retrasomadurativo.mforos.com/912175/6262319-musicoterapia-como-terapia-para-ninos-tgd/

, , , , , , , .
, , , , , , , .