lunes, abril 28, 2008

Facilitación del Método Orff: El Túnel Sonoro

Continuando con otro material recopilado en las clases del curso Métodos de la Enseñanza de la Música I, muestro la siguiente facilitación apoyada en la Metodología Orff, denominada "El Túnel Sonoro". Tiene como objetivo desarrollar la percepción rítmica a través de juegos corporales y está planificada para ser aplicada entre docentes no especialistas en música. Los contenidos a trabajar son:
- Ritmo.
-Atención.
-Coordinación.
-Percepción.
-Creatividad



-Inicio: El facilitador explica las indicaciones del juego “Túnel Sonoro”

-Desarrollo: Los participantes se dividen en dos grupos, con lo cual se conformará el Túnel Sonoro.
a) Dos filas de participantes, se colocan uno frente al otro, y harán palmadas delante y atrás de su cuerpo, marcando el pulso. A su vez, la fila se dividirá en dos para alternar el pulso.
Los participantes, al marcar el pulso alternadamente adelante y atrás, conforman el puente por donde cada participante debe pasar, sin tropezar.

Una pareja de participantes debe quedar fuera del túnel.

b) Un participante de la pareja que queda fuera se colocará al final del túnel e improvisará fórmulas rítmicas, las cuales repetirá el grupo.

El otro participante debe cruzar el túnel. Se alternan y luego se colocan al final del túnel.
La pareja que está primera toma el lugar de la entrante.

c) Pueden hacerse fórmulas rítmicas a imitarse con percusión corporal, pero en ese caso sólo la repite el participante que cruza el túnel.

-Cierre: El facilitador pregunta a los participantes su opinión sobre qué contenidos se pueden trabajar en clase aplicando este juego.



Adaptación de una de las actividades de Percusión Corporal diseñadas por Javier Romero.

, , , , , , , .
, , , , , , , .

domingo, abril 13, 2008

Metodologías Activas en la Educación Musical

A principios del siglo XX surge la necesidad de racionalizar y sistematizar la enseñanza musical que hasta entonces se reducía a adquirir cierta habilidad instrumental o compositiva. El movimiento de revolución y renovación pedagógica conocido como “Escuela Nueva” da a la música el impulso definitivo. Con ella se termina el tradicionalismo y se instauran los principios de Libertad, Actividad y Creatividad en la Educación. A partir de los años 20 y 30 comienzan a notarse sus efectos en la pedagogía musical, donde surgen pedagogos como Jacques Dalcroze, cuyo pensamiento es el punto de partida de la larga serie de transformaciones llevadas a cabo más tarde por Willens, Kodaly, Orff y otros.
Las corrientes pedagógicas-musicales del XX parten de la idea de que la música forma parte de la realidad del niño. Así la Educación Musical puede ser atendida en una doble vertiente: Educación para la música y Educación a través de la música. A partir de ésta última surge la integración de la Música en la escuela, para que esté al alcance de todos y no de unos pocos. Aquí la música pierde el carácter elitista que tenía en el siglo XIX. En la actualidad siguen apareciendo métodos que aportan nuevos enfoques a partir del trabajo directo con los niños, si cambiar los principios básicos generales. A continuación vamos a analizar dichos métodos y observar su proyección en la educación musical escolar del siglo XX.
JACQUES DALCROZE (1865-1950)Pionero de la educación musical, experimentó el fenómeno musical mediante la experiencia física de los elementos de la Música. Mediante la abstracción de dichos elementos analizó la expresión musical a través del movimiento del cuerpo. Para Dalcroze, comprender la música significa realizar nuestro propio ordenamiento de los sonidos. Esta comprensión de la música puede estar facilitada mediante nuestro movimiento en relación al tiempo, espacio y energía.
Consideró al ritmo como organizador de los elementos musicales. Para Dalcroze “ritmo es movimiento”, “el ritmo asegura la perfección de las manifestaciones de la vida”. El ritmo está ligado al movimiento físico, utilizó el cuerpo como un auténtico instrumento musical. Es un método activo de educación musical mediante el que se desarrollan el sentido y el conocimiento musical a través de la participación corporal en el ritmo musical. Para la aplicación de estos principios ideó diferentes ejercicios y juegos musicales basados en la coordinación entre conocimiento y movimiento, como medio para desarrollar la percepción, compresión y expresión musical. La educación musical moderna ha adoptado definitivamente el método Dalcroze y su educación rítmico-corporal, especialmente en la etapa de iniciación.
CARL ORFF (1895-1982)Investiga la naturaleza del sonido y del ritmo y su percepción humana, llegando a establecer una relación entre música y movimiento corporal. Fruto de esta investigación es su obra “Schulwerk” donde expone sus teorías a cerca de la enseñanza musical. Orff toma como base de su método los ritmos del lenguaje. La palabra es la célula generadora del ritmo y éste es el elemento básico de la música.
El ritmo nace del lenguaje hablado, lentamente se va musicalizando con 2, 3, 4, 5 notas y es posteriormente transmitido al cuerpo. Se comienza por lo más cercano al niño: el recitado rítmico, esas fórmulas rítmicas se experimentan a través de palmas, pies... Posteriormente se pasa a la entonación rítmica comenzando por el intervalo de 3ªm (sol-mi) que es el más natural para el niño. Se ampliará la-sol-mi; la-sol-mi-do; la-sol-mi-re-do. La formación melódica basada en canciones populares se amplía hasta llegar a la escala diatónica con sus dos modalidades: M y m. El desarrollo vocal se complementa con la expresión instrumental que aporta una dimensión armónica y tímbrica a la expresión musical. La dimensión instrumental constituye una de las grandes aportaciones de Carl Orff. La incorporación del instrumental Orff a la educación musical escolar hace consciente al niño del descubrimiento musical, posibilita hacer música en grupo, crear nuevas formas y tomar consciencia de los diferentes elementos musicales, y todo ello produciendo música con una calidad tonal equilibrada. Para Orff la primera meta de la educación musical es el desarrollo de la facultad creativa que se manifiesta con la improvisación. Será necesario que el niño participe en la composición de melodías, acompañamientos y diálogos musicales en grupo.
ZOLTAN KODALY (1882-1967) Destacado compositor, creó la Escuela Musical Húngara. No crea sólo un método, desarrolla una filosofía sobre la importancia de la música en la vida del niño, del joven y del adulto. Entre sus principios destacan:
- La Música es para todos, aunque no se aprenda un instrumento. - El aprendizaje musical debe seguir un proceso de lo simple a lo complejo. - No deben existir cortes en el aprendizaje musical.
- El adiestramiento musical debe comenzar lo antes posible.
Junto a Bartok realiza un exhaustivo estudio del folklore húngaro. Parte del folklore como raíz cultural y como realidad musical más cercana al niño y se basa en el canto como actividad base de la enseñanza musical. El canto es el mejor camino para enseñar y aprender música. Forma parte de nuestra función fisiológica. Es más fácil tocar una melodía que ya ha sido previamente cantada. Entre los recursos didácticos que utilizó destacan los juegos de movimiento y sobre todo la utilización de la fononimia. El do móvil o solfeo relativo considera por igual a todas las tonalidades, nos descubre las relaciones entre los diferentes grados, la función armónica, ayuda a la buena entonación y lectura y ayuda al oído interno. El solfeo silábico que relaciona fonemas con figuras rítmicas: ta, ti-ti, etc
Kodaly articula la formación musical en dos niveles: Primer nivel. (de 3 a 6 años) Se basa en actividades musicales y juegos con canciones. Segundo nivel. (de 6 a 17 años) Estructurado en 8 cursos, donde trabaja el Canto Coral con alumnos seleccionados. Esta estructuración de la enseñanza musical se mantiene en la actualidad en Hungría.
EDGAR WILLENS (1889-1978)Introduce una dimensión psicológica en la educación musical. “El verdadero pedagogo es al mismo tiempo un psicólogo, debe ser capaz de interpretar la actividad interior del alumno durante la ejecución de un ejercicio, advirtiendo todos los mecanismos que intervienen: el intelecto, la sensibilidad y la motricidad” (Willens) La pedagogía de Willens se basa en el estudio profundo del hombre y de la música, de ahí extrae los principios y relaciones psicológicas en las que debe apoyarse la educación musical. Su objetivo principal será el desarrollo del sentido auditivo: a este respecto desarrolla un exhaustivo trabajo pedagógico reuniendo colecciones de materiales sonoros y experiencias de discriminación auditiva para investigar el universo sonoro. Para Willens el ritmo es vida, movimiento ordenado. El sentido rítmico es innato en el niño: la función del maestro no es enseñar sino ejercitar su sentido rítmico natural. La melodía nace de la afectividad. El sentimiento melódico tonal, las series melódicas están grabadas en el niño como resultado de la música que escucha desde su nacimiento. Sólo la música puede musicalizar al niño. El maestro es un mero guía, un intermediario en el proceso de musicalización entre la música y el niño. También cabe destacar otras aportaciones metodológicas como son:
MAURICE MARTENOT. Se basa en la invención y la improvisación colectiva, vincula los elementos musicales a los del lenguaje. Su principal aportación es hacer constancia de la necesidad de intercalar momentos de relajación y juegos de silencio en el desarrollo de la actividad musical. Así propone diferentes ejercicios de relajación y respiración para favorecer la concentración: sentarse o echarse, ojos cerrados, escuchando los sonidos del ambiente, balancearse, moverse como un muñeco de trapo, contrastes entre movimientos de tensión y relajación.
JUSTINE WARD. Se centra en la formación vocal y el control de la voz mediante variados recursos (fononímia, notación numérica, “do móvil”). Su método se basa en el Canto Gregoriano.

MARIA MONTESSORI. Su estudio se centra en el desarrollo de la sensorialidad auditiva para lo que utiliza diferentes materiales y objetos sonoros. Aplica su sistema de la educación de los sentidos a los niños ciegos. MÉTODO SUZUKIEs la más importante aportación oriental a la educación musical de occidente. La enseñanza individual será el punto de partida de la educación musical que llegará a su plenitud con la práctica musical en grupo. Se basa en el aprendizaje instrumental (inicialmente el violín aunque ya se ha extendido a otros instrumentos) y el proceso educativo involucra a niños, padres y educadores. En la actualidad siguen apareciendo nuevos métodos que son adaptaciones o renovaciones de los anteriores que surgen de la experiencia directa del trabajo en el aula. En conclusión, la experiencia directa en el aula y las adaptaciones de dichos métodos a la diversidad socio-cultural han permitido sucesivas actualizaciones, es por ello que todos son importantes y su conocimiento permite al maestro elegir lo más idóneo para trabajar en cada momento, elaborando su “método personal” de acuerdo con el contexto educativo y su propia experiencia.


Milagros García Vilachao (2005)Desarrollo de las metodologías activas en la educación musical.


, , , .
, , , .

viernes, abril 11, 2008

La difícil decisión de ser Maestro

Platicaba un día un padre con su hijo y decíale éste emocionado:
- Padre, llegado ha el momento de decidir qué quiero ser en la vida; mucho he pensado al respecto, pero es tanto el saber humano que mi decisión difícil se ha vuelto.
El padre al fin, sabio por experiencia, cuestionó entonces a su vástago de la siguiente manera:
- ¿Qué tanto has pensado que te hace dudar?
- Mira padre -respondió el hijo-, médico he pensado ser, para curar cuerpos o mentes y cuando al fin he aceptado, cuenta me doy que mucha falta hace quien ayude a impartir justicia al débil y desprotegido, entonces prefiero ser abogado. Luego, siento la necesidad de aprender el secreto del arte de la construcción; de sacar de la piedra bruta un hogar confortable para mis semejantes, es cuando decido ser arquitecto o ingeniero; más es tanto el desarrollo científico que prefiero ser investigador o químico o matemático, o me decido por la contaduría o administración, por la física, por el campo, por los animales, por el espacio exterior...

El padre atento, esbozó una sonrisa y dijo con ese tono que tienen los padres cuando amorosamente pueden aconsejar a sus hijos con la sapiencia que dan los años vividos:
- Hijo: doctor, abogado, arquitecto, ingeniero, contador, astrofísico... todo ello puedes ser; y lo lograrás en la profesión que tú no has mencionado. Para alcanzarlo deberás conocer y saber mucho; tu mente deberá convertirse en un transporte de la cultura universal; aún así, deberás poner todo tu empeño en el trabajo a realizar en tu campo de acción.
Serás un moldeador de mentes; tú forjarás al médico, al astronauta, al campesino, al constructor, al comerciante, al abogado, al músico; podrás con esta profesión incubar en los corazones de los individuos los sentimientos de amor, bondad, ilusión, tolerancia, libertad, igualdad y fraternidad. Pero mucho cuidado hijo mío, en ésta no puedes cometer errores ya que podrías crear deformidades que se volvieran en contra de sus propios hermanos, por la generación de una ambición desmedida, tan sólo satisfecha por la material sensación del poder. Tendrás por seguidores a los llamados discípulos, ante ellos te presentarás como figura fiel y como imagen del ejemplo mismo. Te volverás todas y cada una de las profesiones existentes.
Con el tiempo verás tu reflejo en cada una de las figuras que tú formaste; entonces hijo, con toda tu entrega a esta fascinante y noble profesión, podrás con la mente en alto, otear el horizonte en donde mirarás tus obras, sintiendo en ese instante que has cumplido con los pensamientos que hoy enredan tus ideas y te darás cuenta que con tus palabras y actos has fertilizado las semillas que sembraste en tierra fértil y que se han convertido, o lo harán después, en grandes, fuertes y frondosos árboles que acudirán a darte sombra protectora cuando estés a punto de cumplir con el mandato de la Madre Tierra que exige a su descendencia regresar a ella.
Sentirás que tu paso por esta vida no ha sido en vano.
Escucha bien hijo mío, si aceptas esta responsabilidad tan grande sobre tus hombros, decídete por la profesión que llevo con orgullo y que en estas palabras venero tanto. Conviértete en Maestro, hijo mío, y sabrás entonces cuánto has ganado.

El hijo comprendió cuál camino debía seguir; y con el corazón latiendo fuertemente y embargado de gran emoción, se acercó a su padre, Maestro de muchas generaciones y secó las lágrimas de honor que de sus ojos habían brotado. Le besó en la frente y decidió al fin en lo que se convertiría: un Maestro que con su trabajo, rinda reconocimiento a la labor de los grandes Maestros que hubiera tenido. Maestros que a él, lo hubieron forjado.

Autor: Prof. Martín A. Alcocer González Mérida, Yuc., México

, , .
, , .