sábado, mayo 10, 2008

Facilitación del Método Orff: Improvisando Nombrando

En el curso Métodos de la Enseñanza de la Música I, aplicamos en clase la siguiente actividad, cuyo objetivo principal es motivar la creatividad e improvisación a través de un juegos lingüístico, donde podemos encontrar dentro los contenidos trabajados la improvisación, el ritmo, la creatividad y la atención. Para ello, nos apoyamos en la propuesta metodológica de Carl Orff, y estaba planificada para ser aplicada entre docentes no especialistas en música, pero puede aplicarse a todo público adolescente y adulto. La propuesta puede aplicarse también como una dinámica grupal para conocerse, al trabajar en base a los nombres de los participantes. Se necesita cartulina o papel, marcadores y cinta adhesiva o cualquier cosa para pegarlo a la ropa; en dicho identificador cada participante colocará su nombre de manera clara. Si la totalidad de los participantes son conocidos y saben el nombre de todos en el grupo puede saltarse este paso. También se requiere un metrónomo, o un facilitador adicional que marque el pulso con un instrumento de percusión sencillo.

-Inicio:El facilitador saluda a los participantes, les menciona brevemente el objetivo de la facilitación y les explica las indicaciones del juego que se hará a continuación.
Les hace la pregunta ¿Qué es improvisar? Y con la ayuda de todos se llega a un concepto sencillo, donde no pueden faltar las palabras claves Espontaneidad y Orden.

-Desarrollo:
a) El facilitador invita a los participantes a formarse en un gran círculo, todos mirando hacia adentro. Previamente todos debieron colocarse el identificador con su nombre.
b) El facilitador pone a andar el metrónomo (o indica para que el otro comience a hacerlo con un instrumento de percusión sencillo), lo cual marcará el pulso. Los participantes deben marcar también el pulso con las palmas o emitiendo sonido con cualquier parte de su cuerpo.
c) El facilitador “tararea” el patrón rítmico que servirá de base para las improvisaciones. Queda a la creatividad del mismo o puede apoyarse en una melodía popularmente conocida.
d) El facilitador comienza las improvisaciones. El grupo repite cada frase. Termina la última frase con el nombre del participante que tiene a su derecha, cuidando especialmente la acentuación. Puede obviarse la rima, en consenso con el grupo.

Por ejemplo:
(Marcando el pulso a 60 por minuto, en compás 4/4)

Buenos as tengan todos,
(repite el grupo)
Yo les digo que si puedo
(repite el grupo)
Cantar e improvisar
(repite el grupo)
Ahora escuchemos a Alfredo
(repite el grupo)

Inmediatamente Alfredo comienza su improvisación. (He colocado en negrillas las sílabas que se acentuarán en el ejemplo).

e) Los participante siguen con las improvisaciones, en sentido contrario a las agujas del reloj, hasta completar la rueda.

-Cierre: El facilitador pregunta a los participantes su opinión sobre qué contenidos se pueden trabajar en clase aplicando este juego, otras aplicaciones, qué es la improvisación y su relación con la creatividad, y alguna reflexión sobre por qué nos cuesta tanto improvisar.
Finalmente, qué contenidos o experiencias nuevas nos aportó ésta actividad y qué aplicación podemos darle en la vida cotidiana.

Recomiendo profundizar un poco más sobre la propuesta metodológica de Carl Orff.

, , , , , .
, , , , , .

No hay comentarios.: