martes, enero 08, 2008

Puntos a favor y en contra de la Educación Musical en Venezuela

Muchos de los aspectos mencionados en los países latinoamericanos cuyos casos he publicado anteriormente (Colombia, Chile y Argentina) los encontramos reflejados en la realidad educativa musical venezolana. A partir de mi propia experiencia, lo compartido con mis compañeros de clases y parte de lo que he podido observar en la realidad educativa musical con la que he tenido contacto, expongo a continuación mis reflexiones sobre la Educación Musical en Venezuela.
En primer lugar, comentaré sobre el currículo. A partir del 2007 se está implementando el Currículo Nacional Bolivariano, el cual regirá la práctica educativa en los próximos años. En este marco legal, la música no se presenta como una materia en sí, sino que forma parte del conglomerados de conocimientos que se han de enseñar; esto en sí no es un aspecto negativo, ya que se pretende acabar con la enseñanza segmentada, lo verdaderamente preocupante es que no se contempla la enseñanza de los principios básicos de la música, la ejecución de instrumentos musicales, el canto, etc. Se puede concluir que se sigue considerando a la música como un relleno.
Otro punto es que en el diseño de la estructura en las escuelas oficiales no se contempla la existencia de un ambiente apropiado para el aprendizaje musical, es decir, un aula de música. Aunado a eso, es escasa o inexistente la adquisición de instrumentos musicales para que los estudiantes cuenten con las herramientas básicas para su formación. Sin embargo, la enseñanza de instrumentos musicales debe ser equilibrada, entre los instrumentos universales como el piano, la guitarra. La flauta, etc., y los instrumentos autóctonos de las distintas regiones de Venezuela.
En cuanto al personal dedicado a la docencia musical, vale la pena destacar el impulso que se le ha dado a la carrera de Educación Musical. La misma está orientada a formar un personal calificado, especialmente para ejercer la docencia. Sin embargo, no debe descuidarse la sólida formación musical, que va más allá de cualquier programa con duración de cinco años. Quien conoce de aprendizaje musical no duda en afirmar que la música es un arte que se sabe cuando comienza a prenderse, pero no sabe cuando culmina, ya que es un proceso continuo en la vida del músico.
A pesar de que en Venezuela se cuenta con la formación de docentes musicales, se hace necesario un proceso transformador que haga posible la homologación de las carreras relacionadas con la enseñanza musical dictadas en las universidades y conservatorios, con la finalidad de reconocer la formación musical de estos profesionales y garantizarle una formación también pedagógica, para que los egresados de conservatorios y los licenciados en música ejerzan apropiadamente la docencia.
Además, no puede dejarse por fuera la necesidad de incluir en la Educación Musical a los músicos populares, los poseedores del saber folklórico y autóctono, quienes resaltan los valores culturales venezolanos, y que merecen el reconocimiento y fomento de su trabajo y sus saberes. Para ello, habrá que brindarles una preparación orientada a la docencia, así como oportunidades para la enseñanza a las masas, lo cual promueve y perpetúa las manifestaciones musicales venezolanas.
Dentro de todo el proceso educativo musical venezolano, desde los saberes populares hasta la universidad, pasando por escuelas y conservatorios, no puede dejar de revisarse continuamente los contenidos, métodos, estrategias, formas de evaluación y todas aquellas prácticas propias del proceso educativo musical, de manera tal que se cuente con una educación moderna, actualizada, acorde con las realidades que afronta las sociedad del conocimiento en el siglo XXI.
En otro orden de ideas, en Venezuela al igual que en otros países, la música y la educación musical no son bien valoradas como opciones de vida. Es decir, ser músico o docente musical son ocupaciones pocos atractivas y son pocos los padres que desean o apoyan un futuro musical para sus hijos, por lo que queda relegada a una actividad recreativa, como pasatiempo o profesión secundaria. Aunado a eso, los bajos salarios, las escasas oportunidades para el desempeño profesional digno y la escasa valoración del trabajo creativo musical (composición, producción musical, etc.) hacen de la música una opción poco atractiva desde el punto de vista económico.
A pesar de algunas dificultades que debe afrontar la Educación Musical en Venezuela, hay que destacar el papel de la Fundación del Estado para el Sistema Nacional para el Sistema nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV). Las orquestas del sistema han dejado muy en alto el nombre del país, de su música y su formación musical, al punto de ser considerado ejemplo para muchos países y su modelo ha sido ejemplo inspirador para la aplicación del sistema en otras latitudes.
Actualmente, mediante la Misión Música, pretende llevar la formación musical profesional a un millón de niños y jóvenes, mediante los consejos comunales; esto viene a representar un avance muy importante en la labor que ha desempeñado FESNOJIV, y todo avance debe ser reconocido como labor positiva. No puede dejar de reconocerse la labor de transformación social impulsada por el sistema, al incorporar a niños y jóvenes de escasos recursos y ambientes sociales de alto riesgo. Sin embargo, como todo, el sistema tiene sus detractores.
Si se pretende hacer un análisis de los puntos en contra de la propuesta de la Misión Música, hay que considerar la formación pedagógica que garantice una enseñanza musical de alto nivel por parte de los responsables en la conformación de una orquesta para cada consejo comunal, la dotación de espacios adecuados, la adquisición de suficientes instrumentos musicales y de calidad, un sistema de inclusión justo y con mínima deserción, los mecanismos que garanticen la permanencia en el tiempo de esta iniciativa y el apoyo económico sostenido por parte del sector oficial.
Para finalizar, no se puede dejar pasar por alto el papel de las nuevas tecnologías de información y comunicación en la Educación Musical venezolana. Ya es posible encontrar videos demostrativos de la ejecución del cuatro venezolano en Internet, por lo que dentro de poco es posible que surjan iniciativas para la enseñanza del cuatro, así como otros instrumentos. De hecho, ya hay métodos audiovisuales para la enseñanza de la guitarra y el piano.
Es mucho lo que queda por exponer y analizar sobre la Educación Musical venezolana; los fortalezas con las cuales contamos y los puntos donde se debe prestar más atención para obtener mejores resultados. Sin embargo, no habría suficiente espacio para desarrollar todo los aspectos que vale la pena tratar. Será para otras oportunidades.

T.S.U. Alfredo A. García E.

, , , , , .
, , , , , .

4 comentarios:

Eurídice Wagner dijo...

Hola Alfredo: antes que nada, gracias a tí por visitar mi espacio, linkearme y compartir conmigo tus interesantes experiencias a nivel musical, yo también te visitaré cuantas veces mis ocupaciones lo permitan.

En cuanto a lo que dices de que se ve la música como una profesión secundaria, es cierto, yo misma lo he vivido, mis compañeros de secundaria me miraban raro cuando dije que deseaba estudiar educación musical en la UPEL - IPB y es triste porque la música debido a sus propiedades desestresantes, curativas y de ayuda para el desarrollo de habilidades, es más importante de lo que muchos piensan. Pero yo personalmente me siento orgullosa de ser músico y decir que me dedicaré a la docencia en ese ámbito.

En cuanto a la enseñanza de educación musical, pienso que debe haber cierto equilibrio en lo referente a la enseñanza de los géneros musicales en el sentido de no enseñar nuestra música ni otro género que no nos pertenezca en extremo, es decir, enseñar de todo un poco porque como músicos debemos conocer los diferentes tipos de música existente.

Afortunadamente estamos en proceso de acabar con esos mitos de que la música no se utiliza más que para fines recreativos.

En otro orden de ideas, también me parece excelente el trabajo del sistema de orquestas, lo que han logrado con tantos niños de tan bajos recursos, porque eso demuestra que la música sirve para mucho más que recrear.

La tecnología, tienes razón, es algo de vital ayuda y la debemos aprovechar.

En cuanto a la formación de docentes de música, estamos avanzando en la UPEL de Barquisimeto y en los otros institutos pedagógicos.

Lycette Scott dijo...

Muy interesante esto amigo, siempre te leo aunque no comente mucho.
PD: La foto de Dudamel me encantó

Cambur Pintón dijo...

He visitado este blog y me parece interesantísimo todo lo que expones en relación a la educación musical en Venezuela, felicidades. Quería añadir a tu análisis respecto a la Educación Musical, que es probable, que con la creación de la Universidad para las Artes dentro de la Misión Alma Mater, este sea un punto de inclusión. No lo se. Desde hace aproximadamente unos 3 años o más, se vienen realizando los preparativos y tuve la oportunidad de presentar un breve panorama de la formación del músico en Venezuela, justamente por tener esas preocupaciones en la formación del músico en Venezuela, sin ir muy lejos, en que fuese un ejecutante o compositor... por ejemplo. Formación que tiene por separado lo académico, lo popular, lo teórico y lo práctico, y digo tiene, porque el que ha estudiado cada una lo ha buscado por su cueta.
Pienso que hay más facilidades que antes, sin embargo aún falta mucho por hacer pero que la formación no es tan rígida como en los años 80, cuando tocar una música como el Alma Llanera era suficiente para que te vieran y trataran incómodamente dentro de la escuela de música en los pueblos, estrictamente ortodoxo y en serio.

Lo importante me parece es que los educadores musicales se unan y planteen una propuesta. Son quienes saben, pero tienen que hacer el proyecto, sostenerlo e ir a la práctica en su presentación a las instancias correspondientes.
No hay dudas que por otra parte, es importante establecer definitivamente que quien nace, o quiere ser músico o música y tiene sus inclinaciones y aptitudes artísticas buscará la forma de "formarse".

Saludos,

Alicia Dávila
www.camburpintonvenezolano.blogspot.com

...miRii...* dijo...

Hola alfredo la verdad queria ver si me podrias ayudar con un problema que tengo quisiera estudiar dos correras las de canto profesional y produccion musical ,en venezuela, porfavor ponte en contacto conmigo pronto o dejame tu correo y lo hablamos la verdad que te lo agradeceria mucho que pases un feliz año