viernes, agosto 31, 2007

Día del Bloguero 2007

Blog Day 2007
Hoy 31 de Agosto se celebra el BlogDay 2007, día de los blogs y de los bloguers. A alguien llamado Niro se le ocurrió que la fecha era tremendamente parecida a la palabra “blog” y le asignó el día. Es la primera vez en la que me animo a participar en esta actividad y me parece que es una iniciativa que nos permite compartir con todos nuestros lectores aquellos espacios que frecuentamos y que tienen diferentes puntos de vista o tocan temáticas diferentes a la nuestra.

Mis 5 recomendaciones son:

-Diario de una Enfermera Es el blog de una muy particular estudiante de Enfermería, donde se puede conseguir de todo. Muchos son sus lectores, que apenas ella escribe se hacen presente con sus comentarios casi instantáneamente (en los mios pueden tardar semanas). Marie: Aunque no lo creas, o no te comente siempre, yo te leo y la final siempre paso por alli a ver cómo vas.

-Linde5 "Es el blog de Ricardo Muñoz José, y de todas las personas que en él quieran participar. Este blog nació con una clara intención; aproximar, dentro de lo posible, al mayor número de artistas anónimos que enriquecen el planeta. No importa el arte que se cultive. Todos integramos esa fuerza que lucha por hacer añicos los cuatro lindes. En LINDE 5 todos serán bienvenidos: de amas de casa a encumbrados profesionales, de mendigos a empresarios, de obreros a presidentes de países".

-Desde mi Ventana Mirtha escribe en su blog sobre ella, el lenguaje del amor y todo aquello que ocurre dentro del corazón y alma de la mujer.

-Arte Caffé Consuelo, desde su taguarita, nos trae ricos aromas, sabores, evocaciones y vivencias. En cada visita siempre hay algún dulcito para degustar... y volver.

-El Blog de la Negra Definitivamente, un clásico de la blogósfera venezolana. Abogada, egresada de la UCAB, escribe de todo; me atrevo a asegurar que su blog es un fiel reflejo de lo que es ella. Siempre es grato leerte, negra.


El caso es celebrarlo y las reglas no han cambiado:
Encontrar 5 nuevos blogs que consideras interesantes.
Informar o advertir a los autores seleccionados tu recomendación para el BlogDay.
Escribir una descripción corta de cada blog y enlazarlos.
Publicar una entrada el 31 de agosto, el BlogDay, mencionando los 5 blogs que recomiendas
Agregar el tag BlogDay de Technorati:http://technorati.com/tag/BlogDay2007 y un enlace al sitio BlogDay: http://www.blogday.org/


.
.

sábado, agosto 25, 2007

Pensamiento de Simón Rodríguez ( I )

«Enseñen los niños a ser preguntones, para que, pidiendo el por qué de lo que se les mande hacer; se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, no a la costumbre como los estúpidos»

Hay docentes que les molesta, les fastidia sobremanera, un niño preguntón.
La curiosidad, la necesidad de saber, la misma naturaleza de los niños que los lleva a ese constante ¿Qué? ¿Para qué? ¿Quién? ¿Cómo? y sobre todo el necesario ¿Por qué? que les abre la razón y la cimienta sobre una base sólida.
Y gracias a esas preguntas, el maestro va también aprendiendo. Lo lleva a prepararse cada día más y más; si no para él mismo al menos para poder responder con la verdad.
Un niño preguntón será un adulto investigador, constructor de saberes, arquitecto de conocimientos. Y eso es lo que tanta falta nos hace.
El Maestro Robinson, en este pensamiento, plantea algo que me parece muy interesante. Si la autoridad no tiene la razón, ¿Debo obedecer entonces a la razón y no a la autoridad? ¿Cómo decir y convencer a esa autoridad que NO tiene razón? ¿Hay distintos tipos de razón? o sea, que según tú tienes la razón, y según yo también tengo la razón... ¡Ah!, pero tú eres autoridad y yo no lo soy.

Definitivamente, es difícil ser maestro. Pero no me parece difícil enseñar a los niños a ser preguntones; al menos de esa manera estaremos sembrando semillas productivas para que en el mañana tengamos a un pueblo obediente a la razón. Podemos cambiar, podemos progresar... hay que empezar desde ahora.
Pero a un niño que crece en un ambiente donde reina el conformismo, la apatía, el culto a la costumbre, con adultos a quienes no le interesa progresar, adultos que jamás se interesan en las razones, las causas, los motivos... ¿Qué le espera?

¿Podrá nuestro pueblo aprender a ser preguntón?

Más pensamientos de Simón Rodríguez, pulsa Aquí.

, , , , .
, , , , .

domingo, agosto 19, 2007

TODO se mueve

Paulo Coelho.
Todo se mueve. Y todo se mueve con un ritmo. Y todo lo que se mueve con un ritmo produce un sonido. Esto está ocurriendo aquí y en cualquier lugar del mundo en este momento. Nuestros ancestros percibieron esto mismo, cuando procuraban huir del frío en sus cavernas: las cosas se movían y hacían ruido.
Los primeros seres humanos tal vez advirtieron esto con espanto, e inmediatamente después con devoción: comprendieron que ésta era la manera que una entidad superior tenía de comunicarse con ellos. Empezaron entonces a imitar los ruidos y los movimientos de lo que les rodeaba, con la intención de comunicarse también con esta entidad: el baile y la música acababan de nacer.
Cuando bailamos, somos libres. Mejor dicho, nuestro espíritu puede viajar por el universo, mientras el cuerpo sigue un ritmo que no forma parte de la rutina. Así, podemos reírnos de nuestros grandes o pequeños sufrimientos, y nos entregamos a una nueva experiencia sin miedo. Mientras la oración y la meditación nos conducen hasta lo sagrado a través del silencio y del viaje interior, en el baile celebramos junto a otras personas una especia de trance colectivo.
Se puede escribir lo que quiera sobre el baile, pero no servirá de nada: es necesario bailar para saber de qué se habla. Bailar hasta quedar exhaustos, como si fuésemos alpinistas subiendo una montaña sagrada. Bailar hasta que, en virtud de la respiración agitada, nuestro organismo pueda recibir oxigeno de una manera a la que no está acostumbrado, lo que acaba llevando a la disolución de la identidad, y a la pérdida de nuestras referencias del tiempo y del espacio.
Claro que podemos bailar solos, si eso nos ayuda a superar la timidez. Pero siempre que sea posible, es preferible baliar en grupo, pues unos estimulan a los otros, y acaba creándose un espacio mágico, con todos conectados en la misma energía.
Para bailar no es necesario aprender en escuelas: basta dejar que nos enseñe nuestro propio cuerpo, pues bailamos desde la noche de los tiempos, y eso no lo olvidamos. Cuando era adolescente, los grandes “bailarines” de mi pandilla del barrio me daba envidia, y en las fiestas fingía tener cosas más importantes que hacer, como quedarme charlando, por ejemplo. Pero en realidad lo que yo tenía era pavor al ridículo, y por eso no me arriesgaba a dar ni un paso dentro de la pista. Hasta que un día una chica llamada Márcia me dijo delante de todo el mundo:
-Ven aquí.
Yo le dije que no me gustaba, pero ella insistió. Todos los del grupo se quedaron mirando, pero como estaba enamorado (¡el amor es capaz de tantas cosas!) no pude escaparme más. Hice bastante el ridículo, no sabía seguir los pasos, pero Márcia no cejó en su empeño: continuó bailando, como si yo fuese un Rudolf Nureyev. Poco a poco, entendí que mi cuerpo se estaba libertando.
-Olvídate de los demás y presta atención al bajo –me susurró al oído.- Intenta seguir su ritmo.
Centré mi atención en el bajo. Y la sensación de libertad fue aumentando sin parar, mientras los demás iban perdiendo su interés en nosotros y nos dejaban en paz. Cuanto más se movía mi cuerpo, más se mostraba la luz de mi corazón, y más aprendía yo, no sé si conmigo mismo o con los fantasmas del pasado. Al final de la noche yo era otra persona: había vencido un bloqueo, y había conseguido una novia que sería muy importante en mi vida.
En ese momento entendí que no siempre es necesario aprender las cosas más importantes: éstas suelen formar parte de nuestra propia naturaleza. En la juventud, el baila es un rito de pasaje fundamental: alcanzamos por primera vez cierto grado de gracia, un éxtasis profundo, aunque los menos sagaces apenas vislumbren un grupo de chicos y chicas pasándoselo bien en una fiesta.
Cuando nos hacemos adultos, y cuando envejecemos, tenemos que continuar bailando. El ritmo cambia, pero la música es parte de la vida, y el baile es la consecuencia de la penetración de este ritmo en nuestro ser. ©

©Traducción: Diego Chozas Ruiz-Belloso.
Todo en Domingo No.408, 12 de agosto de 2007.

, , , .
, , , .

miércoles, agosto 15, 2007

Thinking Blogger Award

Una muy grata sorpresa, y un verdadero honor, el hecho de recibir de la profesora Gloria el Thinking Blogger Award.
Un honor, que espero no defraudar, y cada día seguir trabajando para ser merecedor de esa nominación.
Profesora Gloria: Por sus palabras que me motivan y me alientan, por ser consecuente con su visita, y por este detalle muchas muchas gracias.

Retomando lo del premio, se trata de un reconocimiento a aquellos blogs pensantes, que te havcen pensar con sus publicaciones. Aquellos que te dejan enganchado a sus ideas y que activan las tuyas también. Esos blogs que, además de sentimiento, reflejan que son hechos con inteligencia.
Ahora aquí van mis 5 premiados:
-Eduardo Parra Istúriz. Eduardo es periodista, músico, poeta... y un escritor de calidad. Escribe en varios blogs, y la foto de su perfil es elocuente. Por su excelente contenido, le sale este premio.
-Óleos y Música. Es el blog de Isabel Camacho, donde trata temas sobre su experiencia personal como músico y sobre la obra de su padre, el pintor Gregorio Camacho.
-Soy Maestra Venezolana. Es un blog donde la maestra María Jaime va compartiendo su vivencia pedagógica de aula. Aunque no ha estado escribiendo como antes, para mí es todo un clásico en lo que respecta a edublogs venezolanos.
-Hermoso Lenguaje. De la mano de Joalfred nos llega esta loable iniciativa, que busca darnos apoyo e información para comprender e integrar a los audioimpedidos a todo lo que los demás tenemos alcance.
-Lo que se siente, se ve y se dice. El amigo Nelson Cisneros ha vuelto, con sus pensamientos, reflexiones y sentimientos. Gracias a Dios por ese regreso.



Ahora los permiados deberán cumplir las siguientes normas:
1.-Escribe un post e incluye en él 5 blogs que te hacen pensar, con enlace incluido para que puedan ser visitados.
2.-Has en tu post un enlace al post de Ilker para que se pueda hacer seguimiento al origen de este premio.
3.-Muestra con orgullo el "Thinking Blogger Award" con un enlace al post que tú escribiste.


.
.

martes, agosto 07, 2007

Calidad y Educación.

Siempre que se trata de abordar algunos conceptos, o tal vez todos, uno se puede topar con la dificultad de encontrar una definición objetiva que cubra las expectativas de quienes consultan los distintos trabajos que se han hecho al respecto. En este caso, se trata de un tema en cierto modo “familiar” para todos, el cual tiene su origen en el ámbito industrial, pero que puede ser aplicado a otros, como el campo educativo. Me refiero a la calidad.
Para ello, trataré de hacer una aproximación a lo que se entiende por calidad, cómo podemos determinar si hay calidad en la educación y por último algunos aspectos a considerar para elevar la calidad educativa.
En primer lugar, uno de los más comunes conceptos de la calidad tiene como clave la satisfacción de las necesidades del cliente. Para ello es necesario tener conocimiento de cuáles son las expectativas del mismo; aplicado a la educación entonces necesitamos saber qué se espera de la educación. Pero se ha de considerar que de la educación se tienen diferentes expectativas; el Estado (que lo define en el marco legal y en el diseño del currículo), la sociedad en general, la comunidad, las instituciones educativas, los docentes, representantes y los mismos estudiantes que tienen sus propios intereses y que a la final también tienen la potestad de decidir qué aprender en la escuela.
La satisfacción parte de una necesidad y se mide según los resultados. Uno de los más cuantificables son los registros estadísticos de las calificaciones, porcentajes de aprobados y aplazados, matrícula escolar, deserción, etc. Considerando los objetivos del sistema educativo y comparándolo con los resultados obtenidos, en cuanto a estos indicadores, se puede hablar de ciertos niveles de calidad en la educación.
Sin embargo, la cantidad no es suficiente. Es por ello que también se ha de considerar la calidad en cuanto al contenido de los aprendizajes, el impacto de la educación en el desarrollo social, el aporte de la misma al aparato productivo y todos los aspectos cualitativos que indiquen una educación efectiva. De nada vale que de cien estudiantes que ingresen a la primera etapa de educación básica, cien aprueben la tercera, si los aprendizajes obtenidos no son los esperados y llegan mal preparados educativamente a las siguientes etapas, e incluso para toda la vida.
Es por ello que la calidad en la educación es un proceso integral y complejo que comienza desde el mismo diseño del currículo por parte de los especialistas gubernamentales que definen la política educativa del país. También se debe considerar la formación y el ejercicio profesional del recurso humano responsable de la educación, en este caso principalmente los docentes, aunque no puede ignorarse el papel que ejerce en la educación los padres o adultos significativos y la misma sociedad.
Si nos centramos en el docente como principal protagonista del proceso educativo y su papel dentro de la escuela, un aspecto muy importante para medir la calidad es la disponibilidad de recursos para ejercer sus funciones. Tales recursos son parte del currículo, deben estar adecuados a las necesidades de los estudiantes, a la capacidad del docente y en fin a la realidad educativa en la que se está evaluando la calidad.
En este orden de ideas, la sociedad actual se enmarca dentro de lo que se ha denominado la “Era del Conocimiento” donde los avances tecnológicos están a la orden del día. El uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación en todas las actividades humanas hace que también sea necesaria su aplicación en la práctica educativa. Para que la educación en la actualidad sea considerada de calidad indudablemente debe integrar el uso de las nuevas tecnologías e incluso adiestrar para su máximo aprovechamiento.
Todos los aspectos antes mencionados, donde se valoran los niveles de calidad, se han de integrar también en un ambiente propicio para los aprendizajes. Es por eso que el funcionamiento de las instituciones, el cual podemos medir considerando la infraestructura como tal, laboratorios, canchas deportivas, aulas, los servicios básicos y los estudiantiles conforman un ambiente ideal para la educación de calidad.
Tomando en cuenta todos los factores estudiados hasta ahora, y admitiendo que probablemente quedan muchos por considerar, se puede decir que la realidad educativa del país nos lleva a una dura conclusión: No contamos completamente con una total calidad en la educación. Primero, hay que partir de la idea de que los patrones de calidad son muy dinámicos y sujetos a continuo cambio. Para quienes tienen en sus manos la difícil tarea de planificar la educación (en cualquiera de sus etapas o niveles) se enfrenta a la necesidad de planificar para el futuro en base a una realidad actual, que no se sabe a ciencia cierta si está plenamente identificada. Sin embargo, esto no es del todo limitante; una planificación flexible y visionaria, en mano de especialistas enfocados en un mejoramiento continuo y a proyecciones bien fundamentadas, pueden preparar el camino para que el proceso educativo vaya adaptándose a las necesidades continuamente cambiantes de la sociedad.
En segundo lugar, es necesaria la voluntad firme y convincente por parte del Estado de aportar los recursos y todo el apoyo necesario para garantizar las óptimas condiciones que se necesita la educación en nuestro país, enfocándola hacia la calidad. No sólo bastan los recursos económicos, sino hacer los ajustes necesarios en materia legal, curricular, estructural, etc. de orden mayor y que escapan de las decisiones de las instituciones educativas y los docentes.
Sin pasar a otro punto, es el Estado quien tiene la mayor responsabilidad en cuanto a hacer seguimiento continuo a las mejoras educativas para cuantificar el impacto en la calidad que se genera de las mejoras implementadas. La evaluación constante permite tener una base para tomar decisiones destinadas a reorientar el funcionamiento del proceso educativo.
Y para concluir este punto, sin cerrarse a otras posibilidades, el profesional de la docencia es garante y responsable fundamental en elevar y mantener niveles de calidad en el proceso educativo, ya sea desde la formación y capacitación profesional permanente, revisión de sus métodos y estrategias de enseñanza, la mejor aplicación de sus conocimientos pedagógicos en la praxis, la comunicación y coordinación permanente con los padres y representantes de sus estudiantes (que son un indicador principal de la labor educativa) y como conocedor de primera mano es protagonista de ese proceso de cambios y mejoras continuas está llamado a promover desde su puesto de trabajo hacia todos los niveles y direcciones los principios básicos de la calidad en todo momento.
Ensayo para el curso Gerencia de la Educación, Prof. Víctor Belisario.

, , , , .
, , , , .

viernes, agosto 03, 2007

Natalicio de Antonio Lauro

Este gran músico y compositor venezolano nace en Ciudad Bolívar el 3 de agosto de 1917, hijo de un barbero y músico italiano y de madre guayanesa, se trasladan a la ciudad de Caracas cuando tenía 9 años de edad. Comienza desde muy joven sus estudios de teoría y solfeo en la Academia de Música y Declamación (Escuela Superior de Música José Ángel Lamas) donde recibe clases de Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Salvador Llamosas y Raúl Borges quien fue su maestro de guitarra entre 1930 y 1940. Para costear sus estudios musicales y cubrir sus necesidades trabajó como guitarrista acompañante en programas de la Broadcasting Caracas (actual Radio Caracas Radio). También fue integrante del orfeón Lamas, donde musicalmente le tocaba hacer la voz del bajo. En 1935, creó un conjunto musical llamado Los Cantores del Trópico, en el que comenzó a destacar como compositor y arreglista, particularmente de piezas para guitarra. En 1940, al recibir su título de maestro compositor se dedicó formalmente a la creación musical.
En 1947, compuso una de sus primeras obras de importancia, el poema sinfónico con solistas y coro Cantaclaro, inspirado en la obra homónima de Rómulo Gallegos. Victima de persecución política, estuvo preso durante los años 1951 y 1952, tiempo en que escribió diversas piezas musicales, entre ellas Misterio de Navidad y las composiciones para guitarra solo, Suite Venezolana y Sonata. Luego se exilia en el exterior hasta la caída de Pérez Jiménez, donde aprovecha perfeccionarse en el arte de la guitarra.
La obra de Antonio Lauro se inscribe en lo que se ha denominado la Escuela Nacionalista Venezolana (o Venezolanista). Su estética musical se propuso elaborar una obra culta, académica, partiendo de evidentes referencias nacionales, seguramente influencia de sus maestros a quienes también se les enmarca dentro de ésta corriente. Aunque cada uno de ellos desarrolló un estilo propio y la respectiva calidad de sus obras es desigual, todos son coherentes con la realidad socio-cultural que atravesaba el país. Y así como la obra del maestro Lauro se enmarca dentro de la realidad venezolana también se visualiza dentro de la perspectiva estética de Latinoamérica, por lo menos hasta el Concierto para guitarra y orquesta (1956).
Lauro tenía la convicción de que el folklore latinoamericano aún tenía mucho que dar frente a una Europa que había explotado al máximo el suyo. Entendía la situación actual de la música europea como el resultado natural del desarrollo y asimilación de su música popular durante siglos. Así, el deseo de disolución de la tonalidad, según Lauro, estaba en correspondencia con el momento musical y social de Europa, específicamente, y por tanto no podía ser utilizada como referencia obligada al evaluar la contemporaneidad de toda la música actual. Consideraba que el nacionalismo no era una moda ni una escuela circunstancial que sería fácilmente superada. Era una potencialidad artística y social al alcance de quien pudiera hacer con ella obras de genio. Mientras el folklore no se desvirtuara, no se agotara, habría posibilidad de crear obras nacionalistas de validez estética. "Consideraron que el nacionalismo no ha concluido. Hay todavía una vena, una veta que explotar. Todavía nuestros países tienen mucho que decir" (Lauro, 1985). Además había llegado el momento propicio para incorporar el aporte latinoamericano a la historia de la música occidental. El nacionalismo artístico latinoamericano tenía su hora, como la tuvo el italiano, el alemán, el austriaco y el ruso, en sus respectivos momentos. Por otra parte, Lauro entendía el nacionalismo como una defensa frente a las corrientes alienantes del mundo económicamente desarrollado. El nacionalismo artístico se enfrentaba a enemigos externos o internos, que propugnaban un arte universal contemporáneo único, cuyo centro de referencia estaba en Europa o los Estados Unidos. Con profunda sabiduría planteó el problema como algo global y no meramente musical. Detrás de esas premisas artísticas se revelaban intenciones de un orden más general de sometimiento. "Las potencias de dominación económica que desarrollan un nuevo colonialismo no están interesadas en la existencia del nacionalismo artístico, porque éste puede ser, peligrosamente, coyuntura que despierte el nacionalista económico" (Lauro, s.f.). De aquí su beligerancia en todo lo que significara la defensa de lo nacional, lo que entendía como suyo-nacional. Y su obra era la respuesta: "Yo me he hecho el propósito de cultivar el Nacionalismo, primero, por verdadero placer y segundo, por el mayor placer de molestar a los enemigos de mi nacionalidad" (ibidem).
Aún así, Lauro se impuso la tarea de conocer las técnicas contemporáneas, más para reafirmar el camino que se había trazado que para encontrar nuevas respuestas a su necesidad creadora. Sin embargo, no quedó satisfecho con sus resultados, ya que esta experiencia estuvo condicionada, en buena medida, por una visión a priori negativa de ellas. La apreciación de la música contemporánea como un triunfo de la razón sobre la emoción y los sentimientos, no llegó a convencerlo. Sin embargo, Lauro percibía que si esos conceptos tenían validez en su momento y circunstancia, la repetición artificiosa de los mismos les quitaba toda razón y causa. Con sagacidad exigía renovación a quienes se propugnaban precisamente como renovadores.
Lauro rechazaba toda forma de serialismo por considerarlo una norma, una restricción de la libertad del artista. Para él prevalecía un concepto de la obra como generadora de emoción. Esta era su clave, la música debía emocionar, fuese cual fuese el procedimiento o el material sonoro que empleara. No llegó a emplear recursos electroacústicos, pero reconocía en ellos la capacidad de ensanchar el universo sonoro, en virtud de sus posibilidades expresivas. "La música electroacústica está todavía en etapa experimental. Creo en ella por el universo de riquezas tímbricas que ofrece. No creo que esté reñida con la tradición, porque si es utilizada por artistas veremos reflejada toda la sensibilidad que cada creador sea capaz de imprimirle" (Lauro, 1985).
Algunos de los reconocimientos que recibió a lo largo de su carrera artística son el Premio Vicente Emilio Sojo, en sus ediciones de 1948, 1955 y 1957 y el Premio Oficial de Música, en los años 1947, 1948 y 1950. En 1985, le fue otorgado el Premio Nacional de Música, en reconocimiento a su trayectoria y talento musical. Entre sus composiciones más importantes se encuentran Natalia, María Luisa (dedicada a su esposa), El Negrito, Cantaclaro, Tatiana, Andreína, Yacambú.
Aunque existen pocos trabajos formales sobre la trascendencia de su vida, se han publicado algunos libros tales como Antonio Lauro, un músico total, de Alejandro Bruzual; y artículos en revistas especializadas como la Revista Nacional de Cultura (1953) y la Revista Musical de Venezuela (1986).
Muere en la ciudad de Caracas, el 18 de Abril de 1986. Su obra permanecerá en el tiempo de la mano de quienes asuman el compromiso de hacer de la música venezolana primera prioridad de gran potencialidad artística y social.


Tomado de la versión 1.0 de Educación Musical en Venezuela, 18 de Abril de 2006.

Puedes decargar la Partitura de Natalia Vals Venezolano No.3 desde Aquí. O si prefieres en Tablatura - Partitura.

En este enlace se puede descargar las partituras de: Aire de joropo, Carora, El Negrito, La Gatica, María Luísa, Vals Venezolano No.1, Vals Venezolano No.2

Tríptico:
Armida, Madrugada y La Negra.

Otras obras:
Pasaje Aragueño, Tatiana, El Marabino

, , , .
, , , .