sábado, enero 13, 2007

Sonido musical y ruido.

Generalmente se da el nombre de sonido musical cuando nuestro oído puede apreciar al menos el tono o altura del sonido; en el caso de ser varios los sonidos musicales, éstos son susceptibles a ser comparados entre sí, con relación a su altura.
Se reserva la denominación de ruido para aquellas sensaciones auditivas cuya altura o tono no puede apreciarse. Para todo el mundo, el choque de dos piedras, la detonación de un explosivo, un golpe de martillo, el rumor de las olas, etc., son considerados como ruidos, sin ninguna clase de duda.(Bosch, 1958)
La materia del arte musical es el sonido. Este sonido es a la vez material y espiritual. Para hablar con propiedad, el sonido es un fenómeno fisiológico que se origina en el oído interno; su base material es la vibración sonora; de allí que muchos autores coinciden en definir el sonido simplemente como una vibración de la materia que se transmite en forma de onda a través de la misma materia, existe un espectro de ondas audibles e inaudibles. Por lo menos tiene cuatro propiedades; una cuantitativa, la duración, y las otras tres cualitativas; la intensidad, la altura y el timbre. El profesor debe poder tenerlas en cuenta en sus lecciones.( Willems, 1975)
Si bien la expresión sonora (el grito del dolor, el llanto, la manifestación de alegría) es inherente en el ser humano, es lógico pensar que los primeros sonidos estructurados y articulados (ya no gemidos o gritos) fundamentados en la imitación del entorno sonoro son la base del lenguaje. O sea, que el camino hacia la creación de un lenguaje propio pasó primero por la expresión personal y por la imitación de los sonidos de la naturaleza, después por ordenarlos, acabando con la invención de sonidos nuevos. Así, la ordenación de los sonidos con intención comunicativa y/o expresiva , es decir lo que en general se entiende por música, o bien fue el estadio inmediato anterior al lenguaje hablado o quizá podamos considerar que el lenguaje musical y el lenguaje verbal nacieron al mismo tiempo. (Alsina y Sesé, 1994).
El sonido musical está caracterizado entonces por la relación sencilla, la uniformidad y la regularidad de las varias vibraciones que lo producen, mientras que el ruido es el producto de una superposición de sonidos discordantes, sin ninguna relación ni regularidad.
Para algunos ejercicios prçacticos que se pueden aplicar en el aula para desarrollar y explicar el sonido y sus cualidades (altura, intensidad, timbre, duración,) puedes visitar la página de El Tiglado Aquí.
En realidad no existe ninguna línea de separación entre lo que puede considerarse como un sonido musical y un ruido, ya que tampoco puede darse una definición precisa de cada caso. (Bosch, 1958).


, , , .
, , , .

1 comentario:

Anónimo dijo...

creo que debes actualizar tu bibliografia