sábado, noviembre 04, 2006

Una búsqueda inacabada

Queda fuera de toda duda que todos queremos ser felices, que ansiamos una felicidad sin nubes. Pero un segundo dato parece contradecir este anhelo universal: el deseo de felicidad absoluta parece "utópico", no se consigue muchas veces, y en algún momento de la vida parece romperse irremediablemente. A pesar de todo, el corazón humano sigue haciéndose las mismas preguntas. Con palabras certeras nos lo plantea así Claudio Nazoa:

La Vida y sus planes.

Un músico.
"La vida es todo aquello que nos está pasando mientras nosotros estamos haciendo otros planes".
John Lennon dijo esto y un día, cuando se dirigía a un estudio de grabación, un loco desgraciado lo detuvo y lo mató.
John quería continuar siendo el músico más grande de toda una era.
Componer por siempre, era su plan ese día.

Un poeta.
Aquiles Nazoa salió de Caracas para visitar a unos queridos amigos en Puerto Cabello, pero durante el trayecto, antes de llegar a su destino, un accidente automovilístico le arrebató la vida en La Victoria.
Aquiles quería estar con sus amigos, deseaba seguir escribiendo, vivir la vida para ofrecer cosas bellas a los demás y continuar descubriendo que en las cosas más sencillas, se ocultan magia y secretos trascendentales para los seres humanos.
Compartir su poesía y seguir escribiendo, era su plan ese día.

Una princesa.
La princesa Diana de Gales tenía todo menos amor. Ella lo buscó desesperadamente y en parís, encontró la muerte al intentar ocultar su vida privada, escondiéndose a una velocidad de 200 kilómetros por hora para que nadie se diera cuenta de que estaba enamorada. Paradójicamente, El Túnel del Alma, lugar donde ocurrió el accidente, se llevó su alma, su amor, su vida y sus sueños...
Ser feliz, era su plan ese día.

Una bailarina.

Mi amada Eva Millán, extraordinaria bailarina de ballet clásico, dedicaba su vida al arte y a la pedagogía. Cuidaba en extremo su cuerpo como herramienta de trabajo. Un día, el cáncer la invadió por completo y a los seis meses dejó de existir. Ella soñaba con ir a vivir a su pueblo, en San Antonio del Golfo, con enseñar a bailar a los niños, con deslizar su figura bajo la tutela de los más dulces compases...ella siempre soñaba...
Bailar eternamente, era su plan ese día.

Un filósofo y deportista.

El profesor Luis Castro Leiva era uno de los hombres que mejor sabía explicar la importancia de reflexionar sobre el maravilloso hecho de la vida misma. Aprendió a intuir lo que había detrás de toda acción humana. Era deportista, filósofo y amante de la vida. Todos lo sabíamos, menos su corazón, que un día y sin razón, paralizándose en su pecho, dejó de latir. Él salió de su casa para explicarle a sus alumnos la importancia de estar vivo.
Navegar en lo denso de la filosofía y soñar con astros y estrellas, era su plan ese día.

Un locutor.

Renny Ottolina, ejemplo de dignidad, principios, inteligencia y amor por Venezuela. había logrado todo lo que se había propuesto en la vida. Nunca existió ni existe en nuestro país un animador, locutor y productor como él.
Renny soñó un día con ser el mejor presidente de Venezuela. Se subió a una avioneta y falleció en un misterioso accidente aéreo al estrellarse contra el cerro El Ávila.
Él quería seguir siendo el número uno.
Tener un país próspero, era su plan ese día.

Y tú, amigo lector, ¿Cuál es tu plan para hoy?

Tomado de: Pérez, De Viana y De Diego (2002) Ser Persona. Cultura, valores y religión. Caracas: UCAB.

Para mí la felicidad es una decisión personal. Es un transitar, no una meta. Un medio, no un fín. Yo puedo decidir ser feliz, y hacer lo que me hace sentir a gusto. A pesar de los altibajos, si hoy fuera mi último día me sentiría a gusto con lo que he hecho.
La Felicidad es aquí y ahora. Si la considero una búsqueda, siempre quedará inacabada.

AG


.
.

2 comentarios:

marie dijo...

Hoy fue un día muuuy largo para mí. Me levanté muchísimo antes de lo que me habría gustado, y en ese justo momento de salir de la cama ya estaba cansada, agotada, por los días que tengo sin descanso verdadero, y por que sabía la clase de día que me esperaba para hoy.
Asistí a todas mis actividades pendientes, pero... creo que sólo "medio cumplí", el cansancio me hizo andar como autómata, y de hecho me quedé dormida por cuestiones de segundo, en más de cuarenta ocasiones durante el día. Ahora llego a casa, luego de un viaje de más de dos horas desde mi sitio de estudios, malhumorada, con los ojos opacos, con gastritis, dolor en una rodilla... Y leo tu post acerca de La búsqueda inacabada.
Acabas de darme una bofetada: definitivamente debo dedicarme un minuto y revisarme.

Gracias otra vez.
Besosssssssss

PRODUCEIDEAS dijo...

Saludos!!!
Gracias por comentar en mi blog.
Paso a leer el tuyo.
Un abrazo cordial.