miércoles, octubre 11, 2006

La Venezuela bolivariana se quedará sin músicos.

Diario Últimas Noticias, 10 de octubre de 2006.
Cartas al Director.


"Aunque usted no lo crea, pero es así. Resulta que ni los licenciados en Música egresados de universidades y mucho menos los músicos formados en los conservatorios pueden dedicarse a la enseñanza de la música, ya que el Ministerio de Educación y Deportes los considera como docentes no graduados, no aptos para ejercer la enseñanza en los conservatorios.
Lo que no entiendo es que el egresado del Pedagógico sí puede estudiar en uno de ellos para prepararse como músico ejecutante de algún instrumento y las clases las recibe, por ahora, de un músico. Qué raro, verdad. Todo esto es una injusticia ya que hay profesionales que han dedicado años de su vida al trabajo, enseñanza y estudios de la música, y de la noche a la mañana se han quedado con las manos vacías, sin profesión que ejercer, como injusticia es la humillación a que son sometidos los músicos de parte de algunos funcionarios del Ministerio de Educación y Deportes cuando reclaman sus derechos; el trato es vejatorio, irónico, denigrante e inhumano.
Yo comprendo cómo deben sentirse estos profesionales con ese trato, ya que debe ser el mismo sentimiento de impotencia del canciller Nicolás Maduro cuando también lo humillaron y vejaron en el Aeropuerto de Nueva York. Como Venezuela se va a quedar sin músicos, porque presumo que se irán del país o quedarán desempleados, entonces no se justifica que el Gobierno gasta tanto dinero en el Sistema Nacional de Orquestas, ni en conservatorios, ni en ninguna otra institución musical dependiente del Ministerio de Educación y Deportes. ¿Qué te parece, Aristóbulo?"


Aunque no soy Aristóbulo (Istúriz), quiero expresar lo que me parece.

En primer lugar, Venezuela no se quedará jamás sin músicos porque la música forma parte de nuestra idiosincrasia, nuestra cultura, nuestra naturaleza; asumiendo que el término músico no lo podemos limitar a los egresados del conservatorio, los licenciados y profesores.
Segundo, los egresados de los institutos pedagógicos tienen derecho, como cualquier ciudadano, a cursar estudios musicales en un conservatorio, si ese es su deseo. No creo correcto que si alguien tiene la vocación de ser músico, ingrese al pedagógico con ese propósito.
Además, considero justo que alguien que estudia para ser pedagogo, aprendiendo recursos y estrategias para la enseñanza y el aprendizaje, tenga el derecho de ejercer la docencia. ¿Qué tiene de malo estudiar en el pedagógico para ser profesor? Eso han hecho muchos de mis profesores músicos.
Tercero, los estudiantes de Educación Musical recibimos cierta discriminación por parte de los graduados en Música. Todo trato "vejatorio, irónico, denigrante e inhumano" hay que rectificarlo y evitarlo, sea cual sea.
Además, el Ministerio de la Cultura (de quienes depende el IUDEM y los conservatorios) está llevando a cabo el 1er Congreso Nacional de la Cultura, y una de sus plataformas trata la temática de la producción, participación y formación musical. En la mesa de trabajo en que participé consideramos la situación de los músicos (egresados del conservatorio o no) que se desempeñan en la enseñanza musical. Concluimos que es necesario garantizar la capacitación docente de los músicos que desean dedicarse a la enseñanza.
Los músicos no nos iremos del país. Además de la educación, hay otros campos de trabajo. Lo que tenemos que hacer es luchar para que todo músico tenga en la música una manera digna de ganarse la vida.
Para concluir, relato mi experiencia con el maestro Francisco "Pancho" Puerta (+), quien enseñó y formó la Banda Experimental Antonio José de Sucre, en Cagua Estado Aragua, 1998. Con él estudié clarinete, pero además enseñaba saxofón, flauta, trombón, trompeta y percusión; jamás le escuché tocar una nota y sin embargo su pedagogía ha sido una de mis inspiraciones para querer ser profesor. No se graduó en el conservatorio ni en el pedagógico, pero gracias a personas como él Venezuela jamás se quedará sin músicos.

3 comentarios:

Consuelo dijo...

Ujum pero no hay duda que el campo de trabajo se reduce aun mas...

Anónimo dijo...

Obviamente no sé del tema pero el artículo inicial me pareció de lo más insulsoo. No vi otra cosa que pretender acusar a alguien porque simplemente no compartía su punto de vista.

Nuestros países no se quedan sin música. Es imposible.

Zeneida dijo...

Hola Alfredo

Realmente creo que estamos en un momento donde la información corre de chisme en chisme y no sabemos a quién creerle.
Personalmente no creo que las cosas se puedan pintar tan oscuras. Hace algunos años estabamos muy mal. Actualmente, cómo músicos podemos ser reconocidos como profesionales y dedicarnos a ello con la frente en alto. Recuerdo que antes los músicos eran vistos como los bohemios y borrachos que amenizaban las fiestas y parrandas. Existen aún... Pero por otro lado hay una gran cantidad de músicos que se han dedicado a sistematizar y profesionalizar la carrera musical, en sus diferentes áreas: como músicos o como docentes.
No podemos quedarnos de manos cruzadas, por eso debemos actuar siempre hacia adelante y en pro de mejorar nuestro gremio. Pero no debemos caer en cuentos chinos que no llevan a nada.
Saludos
Zeneida JRS