lunes, octubre 23, 2006

La Imaginación Vs La Razón

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención, una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían desorden; el cuadro era caótico.
Decidió presentarse:
-Permiso, soy el inspector de la zona...¿algún problema?
-Estoy abrumada señor, no sé que hacer con estos chicos...no tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada que mostrarles ni que decirles...
El inspector, que era un docente de alma, vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:
-¿Qué es esto?
-Un corcho, señor...-gritaron los alumnos sorprendidos-
-Bien...¿de dónde sale el corcho?
-De la botella, señor...lo coloca una máquina...del alcornoque, de un árbol...de la madera...-respondían animosos los niños-
-¿Y qué se puede hacer con la madera?, -continuaba entusiasta el docente-
-Sillas...una mesa...un barco...
-Bien, tenemos un barco.¿Quién lo dibuja? ¿quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito? Escriban a qué estado pertenece.¿Y cuál es el otro puerto más cercano? A qué pais corresponde?¿Qué poeta conocen que haya nacido allí?¿Qué produce esa región?¿alguien recuerda una canción de ese lugar?...-Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase de dijo conmovida:
-Señor, nunca olvidaré lo que me enseñó hoy...¡¡¡Muchas Gracias!!!

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra. Estaba acurrucada detrás de su escritorio y los alumnos otra vez en total desorden.
-Señorita...¿Qué pasó?¿no se acuerda de mí?
-Sí señor,¡Cómo olvidarme! ¡que suerte que regresó! No encuentro el corcho...
¿Dónde lo dejó?

6 comentarios:

Mirtha dijo...

jajajajaja menos mal que habia aprendido la lección...

La idea no es imitar las cosas buenas sino mejorarlas, creo que no era tan dificil lo que tenía que hacer. Ummm no me gustaría que mi hija tuviera un docente así le falta pila.

Un besote y gracias por compartir esa historia.

marie dijo...

sentì como una luz al transcurrir la lectura... pero al final se me arrugó el corazón, de tristeza, al recordar que cosas como este final, suelen pasar. Gloria a Dios por los buenos docentes, como tú. Muchos besossss...

nairo dijo...

Epa y donde quedo la leccion? Definitivamente no era una Docente del Alma...

Ese tipo de Docentes que aman su carrera por sobre todas las cosas, que tienen vocacion de servicio, dan sus clases de las pequeñas cosas de la vida, con aprendizajes de las cosas cotidianas.

Tenias tiempo sin escribir así, me gustó mucho.

Besos y abrazos desde el salon de al lado.

La Mae.-

Anónimo dijo...

=D Los humanos somos los unicos seres que tropezamos una y otra vez con la misma piedra ! Aun sigue esperando el corcho ... jeje

El Especialista dijo...

Pareciera que cada vez más educadores siguen ese ejemplo! :(

EL ESPECIALISTA
Omar Enrique Pérez Rodríguez
Caracas. Venezuela.
http://www.elespecialista.com.ve/blog

alejandra_writer dijo...

Me dio risa.. de verdad y pensar que hay maestros asi... que verguenza :(