miércoles, julio 12, 2006

MAROA: Cuento de hadas y realidad social.

Artículo de Sonia Hernández, publicado en Últimas Noticias 12/07/2006.

Siguiendo en la temática realista que ha caracterizado su cinematografía, Solveig Hoogesteijn vuelve a la escena con Maroa, la historia de una niña de once años que encontrará en la música clásica su salvación.
Protagonizada por el español Tristán Ulloa y la debutante Yorlis Domínguez, la cinta se sumerge en el mundo de violencia, drogas, delincuencia y prostitución que rodea las barriadas caraqueñas para contar la historia de Maroa, una niña criada por una abuela que la maltrata (Elba Escolar) y que la obliga a vender pronografía y a participar en engaños para sobrevivir.
Tras un fallido robo con asesinato incluído y un intento de abuso sexual por parte de un policía, Maroa termina en un albergue para menores. Allí conoce a Joaquín, un profesor de música que descubre en ella un gran talento y que decide incorporarla a la orquesta infantil que dirige con la intención de ayudarla en su regeneración social. El amor por la música y la soledad que ambos llevan consigo los une y terminará cambiando sus vidas.
“Para mí rodar en un barrio como Providencia, en la periferia de Caracas, fue una experiencia enriquecedora”, comenta Hoogesteijn sobre el proceso de filmación de la película, que se estrenará en Venezuela este viernes 14 de Julio de 2006.
Para dar mayor realismo a sus personajes, tanto Ulloa como Domínguez tuvieron que recibir clases de clarinete. El actor español, además, fue instruido también en la dirección de orquesta.
“Al no estar documentando el sistema de orquestas venezolanas, que fue lo que me inspiró, sino contando la historia de una niña, me resultó más importante presentar su evolución emocional”, manifestó la cineasta sobre la poca relevancia que se le da a la música en el filme.
Maroa es una coproducción entre España, Francia y Alemania. Su costo de realización fue de 800 mil dólares.
Fín del artículo.

Tres meses atrás había publicado una entrada comentando sobre Maroa, estrenada hace un año en España, y que ahora la tendremos en nuestras salas de cine. Si Tocar y Luchar generó muy buenos comentarios, Maroa seguramente causará su impacto, en especial por el mensaje del efecto de la música como medio de transformación social.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

Anónimo dijo...

Creo que deben de dejar de estar resaltando las malas situaciones en que vive la poblacion venezolana, todo ese amarillismo que presentan en esas peliculas no suma nada para nuestro pais!
Tengo amigos de afuera que conocieron Venezuela hace uno y dos años y comentan que la mala imagen que proyectan esas peliculas hace que las personas le tengan miedo a nuestro pais!

Por que siempre es mas facil reasaltar lo malo? no seria mejor plantear como resolverlo? NO DESDE EL AMARILLISMO!!! El publico que llora cuando ve y escucha los conciertos de las orquestas llora por la musica o por la cantidad de exageracion ante un problema social que hasta raya en la mentira.