miércoles, julio 19, 2006

El Niño Talento

Por Hilario de Mena
"Un determinado porcentaje de niños suele demostrar temprano condiciones especiales para la comprensión, ejecución o creaciones musicales.
Un buen maestro, unos padres especialmente sensibles a las necesidades internas de los hijos puede contribuir a favorecer este despertar de las aptitudes artísticas.
Conviene que padres, pedagogos se interesen en la manera de detectar desde temprano el verdadero talento musical para poder seguir su evolución natural dándole, al mismo tiempo una educación adecuada.
El niño musicalmente más dotado se distingue por su capacidad para mantener la atención durante periodos muy superiores a los comunes entre los niños de su edad, mientras escucha conciertos o grabaciones.
La imaginación musical creadora que en germen y hasta un cierto grado, se encuentra presente en cualquier niño normal, en el talento musical suele hallarse visiblemente desarrollada. Son aquellos que sin ningún estímulo o con muy poco, comienzan a improvisar cantando o componen directamente al piano.
Muchas veces se oye decir que tal o cual persona que uno conoce demostraba poseer a la edad de dos años gran parte de estas condiciones.
Lo ideal en estos casos de educación es que este trabajo musical y educacional del niño estuviera a cargo de los padres, o familiar para actuar en el momento oportuno el abordaje de una enseñanza musical de unos conocimientos de instrumento o estudios musicales.
Qué facetas musicales se deben fomentar en el hogar para llevar a cabo el inicio de una buena educación musical tanto para el niño con condiciones precoces como normales?.
RITMO
En primer lugar el Ritmo.- La educación musical moderna a menudo se ha basado en el elemento rítmico o lo ha tomado como punto de partida.
El ritmo es el elemento físico activo de la música.
El ritmo está sin duda más directamente unido al cuerpo humano que la melodía o armonía.
El ritmo es capaz de provocar una respuesta física y espontánea en todo individuo libre de inhibiciones, trabas psicomotrices…
El niño vive plenamente el ritmo, un amplio bienestar invade todo su ser. La música resulta un medio ideal para hacer consciente y para desarrollar este sentido del ritmo que puede llegar a impregnar benéficamente toda la vida del hombre.
El niño al vivir este ritmo musical reacciona mediante una serie de movimientos corporales simples, elementales, que pertenecen al vocabulario expresivo común a toda criatura, caminar, correr, saltar, galopar, palmear, gatear, arrastrarse.
Aparte del ritmo del cuerpo, tenemos otro ritmo a desarrollar: el del lenguaje. El lenguaje constituye un medio ideal para promover y desarrollar la musicalidad y sentido rítmico del niño. En el folklore infantil de todos los países encontramos una buena cantidad de rimas, adivinanzas, refranes, etc. Que por tradición se acostumbra a recitar o repetir rítmicamente mientras se ejecutan movimientos o bien en forma de actividades independientes como parte de los juegos habituales. También son de rigor antes de iniciar ciertos juegos los tradicionales sorteos:

Zapatico
Cochinito
Cambia de pie

Es asombrosa la facilidad que demuestran los niños en este aspecto sobre todo si se compara con la falta de espontaneidad y la dureza de algunos adultos que no han cultivado desde pequeños a través de la música y de las actividades rítmicas, esa original frescura y naturalidad que es un patrimonio de la infancia.
A veces estas sencillas rimas infantiles exigen, para expresarse, formas rítmicas sumamente ricas y variadas que incluyen cambios de compás, valores irregulares: Recotín, recotán, las campanas de San Juan. Unas piden vino y otras piden pan: El pan está en la cocina. ¿Cuántos dedos tiene encima?
Si al ritmo del cuerpo añadimos el ritmo de algún instrumento, pandero, triángulo, etc… imaginemos que riqueza musical podemos dar al niño al comienzo de su infancia.
Los niños pequeños reconocen espontáneamente, diferencias de altura intensidad y timbres sonoros, reaccionando a veces en forma ostensible frente a las variaciones bruscas dentro de cualquiera de estas cualidades.
MELODÍA
Mediante la educación musical, esta capacidad que ostentan como un don nato la mayoría de los niños se afinará y perfeccionará, pudiendo estos llegar muy pronto a apreciar las variaciones y los detalles sonoros más sutiles. Estas actividades sensoriales básicas deberán desarrollarse desde el jardín de infancia.
Toda melodía es percibida por el niño como una unidad sonora que afecta directamente su sensibilidad y que en cierto momento puede incorporarse a su vida interior".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»