domingo, junio 18, 2006

...Esos son los imprescindibles.

Hay hombres que luchan un día
y son buenos.
Hay otros que luchan un año
y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles.
Bertolt Brecht

Sueño con serpientes, con serpientes de mar,
con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo.
Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan
lo que puedan arrebatarle al amor.

Oh, la mato y aparece una mayor.
Oh, con mucho más infierno en digestión.


No quepo en su boca, me trata de tragar
pero se atora con un trébol de mi sien.
Creo que está loca; le doy de masticar
una paloma y la enveneno de mi bien.

 

Oh, la mato y aparece una mayor.
Oh, con mucho más infierno en digestión.


Ésta al fin me engulle, y mientras por su esófago
paseo, voy pensando en qué vendrá.
Pero se destruye cuando llego a su estómago
y planteo con un verso una verdad.

 

Oh, la mato y aparece una mayor.
Oh, con mucho más infierno en digestión.

 

Oh, la mato y aparece una mayor.


Silvio Rodríguez (1975)

 

Esta canción es una joya, en su letra, su mensaje y en su música. Quiero dedicarla hoy a un luchador incansable, de todos los días y todo el día, contra las serpientes de la vida.  Músico y docente admirable, siempre ha sido un gran ejemplo para mí, en todos los aspectos.

 

A Jesús García. Feliz día, papá, te quiero muchísimo.

4 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

La verdad las letras de Silvio Rodriguez son fantásticas, cada melodía es una limento para el oído y el cerebro. Saludos!

nairo dijo...

Excelente, como todas sus canciones....

Felicidades a tu papá.....


Saludos y abrazos guaros

Cleo dijo...

Wow! Esa fue la primera canción que conocí de Silvio, desde entonces me encanta...:d

franceline dijo...

Hola!! que bonita canción y que buen hijo tiene su padre.
saludos y gracias por haber estado pendiente de mi!!