Educación Musical en Venezuela

Propuestas para tratar temas sobre la educación musical en Venezuela y el mundo, la practica educativa en general, formación docente, enseñanza - aprendizaje musical; en fin, todo lo que podamos compartir dentro y fuera del aula.

lunes, marzo 19, 2007

Algunas consideraciones sobre la eficacia de la Planificación del Aprendizaje.


El docente, cuando asume la responsabilidad de su labor como intermediario y actor en la adquisición de conocimientos, se ha de encontrar con un proceso en que debe considerar todas las alternativas y recursos que dispone, y de los que necesita disponer. Del grado de conciencia que tenga el docente sobre la planificación de las situaciones de aprendizaje, y la manera en que ese proceso inicial se concrete, van a depender los logros en su trabajo; es por eso que el docente estar claro en lo que es la planificación de las situaciones de aprendizaje.
Para formarnos una idea de lo que es la planificación del aprendizaje, vamos a ir definiendo sus dos componentes.
La idea de lo que es la planificación pasa al campo educativo proveniente de la experiencia empresarial. Entre algunas definiciones, tenemos que la planificación es la relación que se establece, de modo racional, entre fines a alcanzar y los medios para lograrlo eficientemente; con un sentido de prevención y de manera sistemática (Castellano, 2000). Entonces, como primer paso se han de definir y conocer los objetivos y fines que se persiguen alcanzar para enfocar todas las acciones y recursos hacia los mismos. El otro aspecto, que se debe estudiar con cuidado, es la valoración de manera cualitativa y cuantitativa de todos los recursos disponibles; en el caso de determinarse algunas carencias, entonces decidir si ajustar la planificación a lo que se tiene a mano o tomar las acciones que nos permitan aprovisionarnos de lo que falta.
Una vez que se tiene claro los objetivos y recursos, queda relacionar de una manera muy reflexiva, las acciones que enlazarán lo que tenemos en el presente y lo que se desea alcanzar, es decir “pensar inteligentemente en las consecuencias de lo que se hará, antes de hacerlo efectivo” (Alfaro, 2004)
Según lo antes mencionado, es necesario considerar lo que deseamos lograr. Lo primero que tenemos que definir, para enfocarnos cada vez más a lo que persigue el presente trabajo, es ¿qué es el aprendizaje?.
El aprendizaje es “una actividad interna, continua, que maneja y controla el propio sujeto”(ib.) En ella tiene mucha importancia los conocimientos previos, las actividades mentales internas, pero que son determinadas por las relaciones con el medio ambiente, por el “objeto” mismo del aprendizaje. Si bien el sujeto es el protagonista de su aprendizaje, y es quien define qué aprender, como, cuando, por qué, etc; es un proceso que es facilitado por sus padres, docentes, adultos y entorno social en general. El sujeto toma en cuenta sus necesidades, capacidades, las exigencias de su entorno, las responsabilidades que asume, sus intereses, grado de satisfacción con su manera de ser, etc; y en la medida de que responde positivamente a estos planteamientos entonces se puede concluir que los aprendizajes emprendidos por la persona ha alcanzado éxito.
Sin dejar a un lado éstas consideraciones, aplicables con mayor propiedad en los adultos, en el caso de los niños y jóvenes en formación escolar juega un papel de mucho peso la labor del docente como facilitador de los aprendizajes.
La eficacia de la planificación depende de cómo se cumplan ciertos requisitos. Por eso el docente ha de comenzar tomando en cuenta los fines últimos de la educación, por lo que se hace necesario el estudio de lo que en ésta materia trata la Constitución, la ley que rige la materia (que en el caso particular venezolano hay que considerar la vigente Ley Orgánica de Educación y los cambios sustanciales que se harán efectivos en la nueva ley) y los currícula; que contienen los principales lineamientos a seguir en la materia. También debe considerar los objetivos específicos de su escuela, comunidad, aula de clase e incluso sus estudiantes en particular.
Una vez conocidos los objetivos, ha de despejar toda duda en cuanto a sus contenidos, factibilidad de aplicación según el entorno y recursos disponibles. Una característica de la planificación es que en todo momento está presente la racionalidad, que se manifiesta en la transición inteligente entre el ser y el deber ser. Nunca debe dejarse de considerar que toda realidad es cambiante, y allí el aspecto artístico de la planificación, donde el docente debe hacer uso de su ingenio y creatividad para prever y anticipar las situaciones de aprendizaje, hecho que no es contrario al obrar de manera objetiva. Al tener claro los medios y recursos con los cuales se dispone, el hacer una selección adecuada de los mismos en búsqueda su mayor rendimiento, así como el del tiempo, es una acción que nos asegurará mayor eficiencia y efectividad en la planificación.
Con los objetivos bien definidos y conocidos, los recurso disponibles seleccionados racional y artísticamente, entonces es posible establecer cuales son las acciones más apropiadas que nos van a garantizar que tengamos favorables situaciones de aprendizaje en el aula. La planificación ha de ser progresiva, en la cual los avances deben llevar un ritmo acorde con el desarrollo de las capacidades, la adquisición de los conocimientos y la evolución de necesidades e intereses de los estudiantes. Este actuar progresivo tiene como punto de partida los objetivos alcanzados en las etapas anteriores, reforzando lo que sea necesario, y a su vez debe tener continuidad en las etapas siguientes de la educación. Aunque el docente es un facilitador muy importante en el aprendizaje del estudiante, debe tener en cuenta siempre que no es el único y que el estudiante se desenvuelve en un entorno social que va más allá de la escuela, por lo que los anteriores aspectos( progresividad y continuidad) no pueden ir desligados de lo integral y holistico del aprendizaje.
El sujeto, como protagonista y dueño del aprendizaje, siempre debe ser considerado como el centro de la planificación. Cuando se siente coautor de los planes que definen su formación, puede mostrar mucho más interés en participar y ayudar a que los objetivos se alcancen. En los procesos de aprendizaje no podemos dejar de considerar el componente social de su planificación, por lo tanto debemos integrar a todos los protagonistas: estudiantes, padres, docentes y todo aquel que facilite la adquisición de conocimientos, y en consecuencia cambios de conducta.
Tales cambios siempre estarán orientados al desarrollo de las capacidades de la persona, para desenvolverse responsablemente como ciudadano y satisfacer sus necesidades como individuo y como miembro de una comunidad en sus aspectos familiar, comunitario, nacional, etc. El seguimiento a los resultados de la planificación (de manera que se puedan detectar los cambios y surgimientos de nuevas necesidades) encuentra en la evaluación una de las fases mas delicadas, que debe ser el producto de una observación y reflexión por parte del docente, de manera que siempre las acciones van a estar adaptadas a la realidad cambiante
A manera de conclusión, todo profesional de la educación debe partir de la planificación, como herramienta que le garantiza anticiparse y prever las situaciones de aprendizaje. Es un proceso continuo, por etapas, donde debe valerse de todos los recursos y técnicas educativas, de una manera lógica, racional y objetiva, pero sin desvirtuar la naturaleza humana del planificador, por lo que en gran medida depende su creatividad y otros procesos mentales. A medida en que se procurar el apoyo mutuo de las instituciones y de los otros protagonistas que garantizan el aprendizaje del individuo, los resultados serán mucho mas favorables. El arte de planificar es una destreza que se va adquiriendo en la práctica y con el apoyo de otros profesionales de la educación que pueden hacer grandes aportes mediante el intercambio de experiencias, así como también la labor orientadora de los directivos de las instituciones que deben ver a la planificación como algo que va más allá que la exigencia institucional.

Referencias:

Castellano B., H.(2000) Planificación: Herramienta para enfrentar la complejidad, la incertidumbre y el conflicto. CENDES. Cuaderno No. 8 Colección Jorge Alvarado. Caracas.

Alfaro, M.(2004). Planificación del aprendizaje y la enseñanza. Caracas: Fedupel.

Por: Alfredo García, Marzo de 2006.
Ensayo para: Planificación de Situaciones de Aprendizaje, Profa. Miriam Álvarez.

, , .
, , .

1 Comments:

  • At lunes, agosto 27, 2007 12:17:00 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Se�or Alfredo, gracias por publicar este articulo, porque me ha ayudado muchisimo en mi diplomado en formacion docente. Por favor, siga investigando y publicando.
    Ender Gonz�lez
    C.I. 12804868
    Profesor F�sica UBV
    Telf. 04168600387
    email: endergonzalez@gmail.com
    Maracaibo

     

Publicar un comentario

<< Home

 

Estadisticas visitas